La corrupción es una de las principales causas del deterioro del Patrimonio Público. La auditoría forense surge como una alternativa para combatir este flagelo. La auditoría forense es una alternativa porque permite que un experto emita ante los jueces conceptos y opiniones de valor técnico, que le permiten a la justicia actuar con mayor certeza, especialmente en lo relativo a la vigilancia de la gestión fiscal.

La auditoría forense la entendemos como la labor de auditoría que se enfoca en la prevención y detección del fraude financiero y la corrupción; por ello, generalmente los resultados del trabajo del auditor forense son puestos a consideración de la justicia, que se encargará de analizar, juzgar y sentenciar los delitos cometidos (corrupción financiera, pública o privada).

El propósito fundamental de la Auditoria Forense gubernamental no es detectar fraude, sino más bien prevenirlos, porque es la responsabilidad propia de la administración de la Administración Pública, de acuerdo al ordenamiento de control vigente.

 “El fraude se refiere a un acto intencional por uno o más individuos dentro de la administración, empleados, o terceras partes, el cual da como resultado una representación errónea de los estados financieros”.

 

La Auditoría Forense como sistema de control e investigación provee de las evidencias necesarias para enfrentar los delitos cometidos por funcionarios y empleados del sector gubernamental, de esta forma se controlará los múltiples fraudes cometidos en perjuicio del desarrollo de los países. Como técnica especializada de auditoría, permite al Auditor  estar en capacidad de detectar para investigar las señales de alerta, observar conductas, comportamiento de los funcionarios, que pueden ser indicadores de los posibles fraudes que se presentan en la organización.

Como ejemplo de  señales de alerta:

  • Cambios en el comportamiento, rumores de riqueza desproporcionada,
  • Mejora nos justificada de condición económica, otros.

Por este tipo de auditoría, se realiza un examen analítico de los  expedientes de los tramites en los q participa el funcionario, para detectar posibles actuaciones irregulares, que permitan comprobar, condiciones de atribución de autorizaciones que tienen los empleados y pueden permitir un fraude, en modalidades como las siguientes:

  • Apropiarse de recursos públicos ( activos o financieros)
  • Solicitar prebendas o dineros a particulares por los servicios que presta,
  • Encubrir operaciones o transacciones ilegales, para favor a propios o terceros

Este tipo de alertas, se pueden recibir  en las auditorías internas por los siguientes medios:

  • Atención denuncias ciudadanas.
  • Traslados de investigaciones de órganos de fiscalización internos o externos.
  • Valoraciones de riesgos que realiza la Auditoría Interna.
  • Análisis del ambiente de control institucional.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *