Por CPC Ricardo Ochoa Alburqueque / CALLAO

ARTÍCULOS  Mientras más avanza la ciencia se van desvirtuando los viejos paradigmas que explican la corrupción, entre esto tenemos estructuralismo que sugiere que las estructuras sociales son las que generan corrupción, el conductismo es decir el nivel de integridad y ética de los funcionarios públicos se correlaciona con la ética de los negocios lo cual casi es  una tautología, una alternativa a la teoría estructuralista y conductivismo es el Institucionalismo que implica la formalización de la institución por medio de políticas, controles internos etc. Etc., lo cual se desvirtúa en muchos casos con las realidades de Uganda, Italia, y a nivel corporativo con los casos como ENRON, PARMALAT entre otros. Es decir, la formalidad no es la panacea, el culturalismo que es tan relativo y varía de acuerdo a la cosmovisión (creencia y valores morales del país, o de la empresa), es como hablar de un par de lentes con los que se ven las cosas, lo cual está muy arraigado en América Latina.

Así como los indicadores financieros en una primera instancia pueden revelar indicios de malversación de activos, información fraudulenta y corrupción en las altas esferas del poder empresarial, no es menos cierto que este no sería si no el efecto de la causa originada por la conjunción de activar los procesos cognitivos en la toma de decisiones  en donde se configura el triángulo del fraude o el diamante del fraude ( de tener involucrado altos niveles entre ellos el CEO, la Junta General de Accionista, el Representante Legal, o el mismo directorio)

La neurociencia está definida por aquella parte de la ciencia que estudia el sistema nervioso y su influencia en el cerebro humano.

La neurociencia nos da varios aportes que el colectivo puede identificar en los candidatos-para identificar aquellos que son proclives a ser corruptos o simplemente ya lo son, así tenemos que debido al excesivo y frecuente halago, el hombre empieza a ser afectado  (corteza supra frontal del cerebro, lugar en donde se encuentran las neuronas espejo) estas neuronas pierden sensibilidad e involucionan (a diferencia de los seres normales) no solo debido el excesivo y frecuente halago si no que ello va acompañado por los procesos cognitivos complejos que se usan en la toma de decisiones en donde se usan recursos cuantiosos, el servidor público se «endiosa», lo mismo ocurre con los jueces, fiscales, y toda persona (de carrera liberal ) que sale en los medios de comunicación o es sujeto permanente de estos, otra de las características es que las personas se consideran superior al promedio de los habitantes (sea por los recursos que ostentan, el estatus económico alcanzado, los títulos conseguidos),cuando son confrontados ( el hombre se da a conocer cuando está sujeto a presión) por el cuarto poder se anticipan a responder, o respondiendo respuestas no lógicas o carentes de soporte suficiente, son fetichistas y hasta se creen que deben patentar su personaje, apellido –esperando obtener regalías- Estos personajes viven otra realidad, está en nosotros identificarlos, investigarlos (Borges decía el primer rumor es un chisme, el segundo una coincidencia, y el tercero es una confirmación) evitando votar por ellos o posicionarlos en el poder , ya que estas personas –solo pretenden alimentar su ego por medio del uso del poder.

La involución del cerebro además es la causa que se ve reflejada en la conducta corporativa y de consumo de los accionistas, directores, funcionarios de alto nivel entre ellos tenemos:

Indicadores personales. Son las señales de alerta que son comportamientos inusuales como:  actos ilegales, estilos de vida costosos, vacaciones no tomadas, personal de baja calidad, empleados trabajando fuera del horario laboral, remuneración ligada a resultados financieros, origen dudoso de las utilidades, segmentos de negocio conocidos por pocos empleados y personas autoritarias que evaden los controles.

Estos indicadores se relacionan más bien con comportamientos inusuales como:

Estrés excesivo, comportamiento irritable o sospechoso, que no son congruentes con la conducta del empleado o colaborador a lo largo del tiempo y por que la gerencia o las áreas de supervisión deberán detectar de inmediato para verificar que no estén    ocurriendo acciones indebidas.

Al estudiar un curso de oratoria me encontré con una sorpresiva realidad, los mismos mexicanos y españoles encontraron que en los países anglosajones el arte de la oratoria estaba mucho más desarrollada que en sus respectivos países, y donde se encontraban los clérigos pues en su monasterio o parroquia huyendo del mundo, además  ya que mediante el actuar de hombres como George Whitefield, Jhon Wesley, Charles Finney, William Both, A.B Simpson  y Jonathan Edward y Martin Luther King Jr., lideres virtuosos en sus oficios quienes desde plazas, parques exponían un mensaje poderoso y eran evaluados por sus oyentes en la coherencia de sus estilos de vida y mensaje, aplicaban desde siempre lo que hoy se denomina neuro oratoria.

Etiquetas: DIARIO “CERTEZA”RICARDO OCHOA ALBURQUEQUE